Seguridad

El sistema trabaja de forma segura.

Seguridad para el producto, el trabajador y la elaboración.

MATERIALES EN CONTACTO

El sistema Qbo se ha fabricado con materiales de alta gama, perfectos para elaboraciones especializadas: Qbo es acero AISI 316, tratado según la normativa MOCA, inoxidable y apto para uso alimentario. Los materiales de construcción son resistentes a todas las tensiones de trabajo, a las altas temperaturas y a los agentes ácidos y básicos.

AUTOLIMPIEZA

Todas las piezas de Roboqbo son perfectamente lavables de forma sencilla y segura, gracias al menú de limpieza con tres ciclos diferentes: frío, caliente y desinfectante. También existe la posibilidad de equipar Qbo con un CIP, un sistema avanzado que limpia el equipo gestionando los detergentes específicos y las fases de recirculación y aclarado, dejando un ambiente de trabajo con el pH correcto, incluso en las partes ocultas a las que no se puede acceder de forma manual.

TENDENCIAS DE PRODUCCIÓN

Qbo crea automáticamente las tendencias de proceso, fundamentales y obligatorias para trazar el proceso productivo utilizado. Desde la tablet de control puedes visualizar toda la información y exportarla mediante la memoria USB.

Ahorro³

La verdadera innovación del sistema Qbo reside en el ahorro: de espacio, de inversión, de tiempo y de energía.

Ahorro de espacio y de inversión.

← Un laboratorio completo, en un único sistema. →

Porque un solo Qbo es capaz de sustituir a amasadoras, batidoras-amasadoras, hornos, cocedores, refinadoras de rodillos o refinadoras de bolas, pasteurizadores, concentradoras, equipos de confitado, cortadoras, emulsionadoras, turboemulsionadoras, brasieres, molinos, granuladoras y licuadoras.

Ahorro de tiempo.

Los tiempos de trabajo extremadamente rápidos garantizan una enorme capacidad de producción, lo que mejora y aporta valor al trabajo y a la vida de cada profesional.

Ahorro de energía.

Roboqbo está equipado con un sofisticado dispositivo de vapor integrado que permite un enorme ahorro energético e hídrico. En concreto, gestiona la recuperación de la energía que no se utiliza, lo que permite reducir el coste energético hasta en un 50%. El alto rendimiento energético significa ahorro económico. Bueno para el medio ambiente, bueno para la empresa.